Síntomas neurológicos en pacientes con COVID-19

Categoría(s): ,

La disfunción cognitiva, a veces llamado “brain fog”, encabeza la lista de síntomas neurológicos en pacientes con COVID-19 de larga duración cuya enfermedad no era lo suficientemente grave como para que puedan ser hospitalizados, según un nuevo estudio. Pero este estudio precisa que la disfunción cognitiva no es el único problema.

Los investigadores, que identificaron a 100 pacientes no hospitalizados con COVID-19 de larga duración entre mayo y noviembre, encontraron que el 85% informó cuatro o más síntomas neurológicos.

Es el primer estudio de su tipo sobre síntomas neurológicos que aparecen en pacientes no hospitalizados”, dijo a Medscape el Dr. Igor Koralnik, profesor de neurología en la Universidad Northwestern en Chicago.

“La mayor parte de lo que sabemos hoy [sobre los pacientes con COVID-19 de larga duración] es lo que está sucediendo en los pacientes gravemente enfermos en el hospital”, dijo Koralnik, quien también es jefe del área de enfermedades neuroinfecciosas y neurología general.

El estudio se publicó en línea en Annals of Clinical and Translational Neurology.

Síntomas persistentes y debilitantes

Los pacientes rastreados tenían síntomas consistentes con COVID-19, dijo Koralnik, pero solo problemas respiratorios leves y fugaces. Ninguno desarrolló neumonía o niveles bajos de oxígeno que hubieran requerido hospitalización.

El setenta por ciento de los pacientes del estudio eran mujeres y la edad promedio era de 43 años.

La COVID-19 de larga duración se definió como los síntomas que persistieron durante más de 6 semanas, con el consenso de que la mayoría de los pacientes se recuperan por completo de la COVID-19 en 4 a 6 semanas.

Lo sorprendente, dijo Koralnik, fue que los pacientes, a pesar de no necesitar hospitalización, tenían síntomas persistentes y debilitantes durante meses después de que comenzaran los síntomas.

Los investigadores también encontraron que la recuperación variaba de un paciente a otro, por lo que era difícil predecir si un síntoma específico probablemente se aliviaría dentro de un período de tiempo determinado.

Los 10 síntomas neurológicos más comunes entre los participantes del estudio fueron:

  • Disfunción cognitiva, reportada por 81%
  • Dolor de cabeza , 68%
  • Entumecimiento u hormigueo, 60%
  • Pérdida del gusto, 59%
  • Pérdida del olfato, 55%
  • Dolor muscular , 55%
  • Mareos, 47%
  • Dolor, 43%
  • Visión borrosa , 30%
  • Acúfenos (zumbidos en los oídos), 29%

Además, se informaron muchos síntomas no neurológicos, que incluyen:

  • Fatiga , 85%
  • Depresión o ansiedad , 47%
  • Dificultad para respirar, 46%
  • Dolor de pecho , 37%
  • Insomnio , 33%
  • Variación de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, 30%
  • Trastornos gastrointestinales, 29%

Los investigadores rastrearon a 50 pacientes con COVID-19 de larga duración que tenían pruebas de laboratorio positivas y 50 con pruebas de laboratorio negativas, aunque todos cumplieron con la definición de COVID-19 según los criterios establecidos por la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas, dijo Koralnik.

Esto refleja las limitaciones de las primeras pruebas, agregó. Al principio de la pandemia , las personas a menudo no podían hacerse una prueba, no podían hacerse una prueba en el período de tiempo que detectaría con precisión la infección o tenían una prueba que no era lo suficientemente sensible para detectar la infección con precisión, dijo.

Los participantes del estudio residían en 21 estados. Cincuenta y dos fueron atendidos en persona y 48 por telesalud en una clínica de neuro COVID-19. Tenían pruebas cognitivas limitadas o integrales; Los problemas de memoria y de déficit de atención eran comunes.

Muchos pacientes (42%) informaron depresión o ansiedad antes del diagnóstico de COVID, dijo Koralnik, lo que sugiere una “vulnerabilidad neuropsiquiátrica” ​​para desarrollar COVID-19 de larga duración.

Aunque el estudio no tenía como objetivo explicar por qué algunos pacientes desarrollan COVID-19 de larga duración, sugiere que los mecanismos autoinmunes pueden estar en juego, señalan los investigadores.

La gama de síntomas varió ampliamente, y algunos pacientes experimentaron deterioro cognitivo y mareos, sin problemas de olfato o gusto, o viceversa, dijo Koralnik.

Aún no es posible predecir la recuperación de síntomas específicos, anotó.

La gente tiende a mejorar con el tiempo, pero lo hace a su propio ritmo“, dijo.

“Esperábamos que cuanto más lejos del inicio de la enfermedad, mejor se sintiera el paciente recuperado. De hecho, ese no fue el caso”, dijo Koralnik.

Algunos dijeron, por ejemplo, que se recuperaron en un 95% después de 2 meses, mientras que otros dijeron que solo se recuperaron en un 10% después de 9 meses. Eso significa que es imposible decirle a un paciente con síntomas específicos que espere una recuperación después de un período de tiempo específico, anotó.

Reflejo preciso de la práctica clínica

Al comentar sobre los hallazgos, la Dra. Allison Navis, profesora asistente de enfermedades neuroinfecciosas en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en la ciudad de Nueva York y neuróloga clínica principal en el Centro Post-COVID en Mount Sinai, dijo que reflejan la práctica clínica y señaló que ha visto al menos 200 pacientes de larga duración.

Agradeció el enfoque del estudio en los síntomas neurológicos y señaló que “no entendemos completamente lo que está sucediendo” con los pacientes de larga duración.

“Estamos viendo una mejora para muchas personas, pero está tomando algún tiempo. Para algunos de los síntomas más debilitantes, tenemos tratamientos”, como medicamentos efectivos para el dolor de cabeza.

Una pista prometedora del estudio, dijo Navis, que no participó en la investigación, es la idea de que los síntomas a largo plazo podrían ser una respuesta autoinmune, tal vez similar a algunos otros síndromes posteriores a la infección.

El estudio muestra que es importante no desestimar los síntomas persistentes de los pacientes. “‘Sólo superarlos’ no es el enfoque correcto”, dijo.


El presente contenido tiene fines únicamente informativos. Ninguna publicación de este u otro sitio web reemplaza la consulta médica.


Deja un comentario